Inicio Sociales Bismarck, 30 años en la televisión dominicana

Bismarck, 30 años en la televisión dominicana

1
0

El astrólogo dominicano de fama internacional, Bismarck Morales, con más de 30 años en los medios de comunicación, se ha desempeñado como productor y conductor de televisión.

Sus inicios se remontan a la década de los años de 1990, en Radio Televisión Dominicana –RTVD- con su programa “Parapsicología, mito y Creo”, haciéndole honor a su nombre, trataba temas que hasta ese momento que eran vedados para la sociedad dominicana, como son los fenómenos  paranormales, ufología,  métodos adivinatorios  y creencias.

Este programa tenía buena aceptación porque dentro del mismo, Bismarck apartaba un espacio para la difundir y resaltar el folklore dominicano, la religiosidad popular, astrología, magias y medicina natural, entre otros.

Produjo además, “Las Estrellas con Bismarck”, uno de los programas de televisión de mayor rating tanto a nivel nacional como internacional.

Bismarck, conocido también como “El Hombre de las estrellas”, además es locutor y maestro de ceremonia y como si todo eso fuera poco, en su época de adolescente  fue modelo y baladista.

Con unos cuantos meses, alejados de los medios de comunicación, se ha dedicado su compañía La Vereda Wedding  Planners, productora de flores y follajes, ubicada en el Distrito Nacional, de la cual es también su presidente. Junto a  su socio, Junior Jorge, ha logrado posesionar su  empresa entre las  de mayor preferencia en el mercado de los novios.

  

Se prepara en logoterapia

Bismarck, amante de lo psíquico, está cursando un diplomado como requisito  para su  maestría en Logoterapia, tras haberse graduado en la Vigésima Cuarta Graduación como licenciado en Psicología mención Clínica,  donde obtuvo  el reconocimiento summa cum laude, en la Universidad de la Tercera Edad  -UTE-.

En el  discurso de agradecimiento en nombre de todos los graduandos,  el astrologo destacó la necesidad de rescatar a los adolescentes del sub mundo de las drogas,  de  la deserción de los  hogares y de los centros de estudio.

Finalizó su emotivo discurso resaltando la necesidad de convertirnos en entes de  verdaderos valores,  al servicio de la sociedad

Deja un comentario